Publicidad.

LA PUBALGIA: Más dolorosa que una tarjeta roja

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Ovelar jugador de Millonarios FC, sufrió la temible lesión

A medida que aumentan las competiciones de los futbolistas en diferentes torneos, simultáneamente aumenta el riesgo de padecer lesiones deportivas.

Entre grandes del balompié extranjero se recuerda como Xabi Alonso no participó en  una Copa Confederaciones con el onceno español, el bajo rendimiento futbolístico de Raúl González en el año 1998 y Lionel Messi en el año 2016. En Colombia, entre otros, están Henry Rojas  y Roberto Ovelar hoy jugadores del Club Deportivo los Millonarios.

 Pero, ¿Qué es la pubalgia?

Terminológicamente se refiere a la inflamación de la zona púbica e inguinal con irradiación al abdomen bajo. Esta patología puede conllevar a incapacidades parciales o totales lo que perjudica a jugadores y clubes deportivos.

Su principal característica es la inflación de los músculos aductores que se insertan al pubis y en algunos casos genera inflamación del periostio (capa superficial del hueso) lo que puede ser causado por desequilibrios posturales o musculares, factores alimentarios, cambios del calzado y la más frecuente sobre carga muscular por movimientos propios de la práctica deportiva y específicamente en los futbolistas el golpe al balón, cambios de dirección y velocidad , constantes frenadas y caídas sobre esta región.

Síntomas de la pubalgia.

El principal síntoma  se asocia con dolor a los movimientos de aducción de cadera, realizar pases con la parte interna de los pies y apretar las rodillas iniciando con molestias hasta dolores insoportables.

Una característica, es la aparición de dolor en la zona inguinal o parte baja del abdomen el cual se va agudizando con el paso de los días hasta ser continuo y puede interferir en movimientos diarios como cruzar la pierna.

Tratamiento

El tratamiento indicado es la fisioterapia, que puede ir hasta 16 semanas, dependiendo de un diagnóstico médico claro.

El tratamiento habitual incluye: (i) reposo (ii) antiinflamatorios para reducir el dolor, (iii) electroterapia (iv) masoterapia entre otros.

En algunos casos, se requiere de tratamiento quirúrgico el cual  está encaminado a reducir la presión de los músculos abdominales y aductores sobre el pubis.

Share.

Leave A Reply