Publicidad.

Referendum por el Brexit.

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

El Parlamento británico tumbó ayer por tercera vez el acuerdo del brexit. Esto acerca al Reino Unido a una salida abrupta de la Unión Europea (UE) el 12 de abril o bien a pedir una prórroga que le obligaría a participar en las elecciones comunitarias de mayo.

La primera ministra, la conservadora Theresa May, perdió la votación por una diferencia de 58 votos, una derrota más suave que las dos anteriores -recibió 230 en contra en enero y 149 hace tres semanas-, pero que mantiene bloqueada la ratificación del tratado de salida que negoció con Bruselas.

El norirlandés Partido Democrático Unionista, que considera inaceptable la salvaguarda para evitar una frontera entre las dos Irlandas, mantuvo su oposición, a pesar de que el Gobierno trabajó para persuadirle.

Tampoco fue determinante el sacrificio que ofreció May a sus colegas conservadores, al prometer dimitir si el acuerdo era aprobado. Boris Johnson, Dominic Raab y otros euroescépticos que aspiran a suceder a la primera ministra votaron a favor del pacto, a pesar de que lo criticaron con dureza durante meses, pero un núcleo duro de esa facción conservadora no cambió de postura.

Lo que sigue

El siguiente paso en el proceso que afronta el Reino Unido llegará este lunes, cuando los diputados tratarán por segunda vez de llegar a un consenso sobre las opciones a las que puede aferrarse el país.

Esta semana, ninguna de las ocho propuestas sometidas a votación obtuvo una mayoría. La opción de celebrar un referéndum para confirmar un eventual acuerdo y negociar una unión aduanera con la UE fueron, con todo, las más respaldadas.

Algunos parlamentarios consideran que una combinación de esas dos vías podría permitir un consenso.

La primera ministra reiteró que no permitirá que el Reino Unido rompa sus vínculos con la UE de forma no negociada, un escenario que según el Banco de Inglaterra desencadenaría una recesión en el país.

Advirtió de que si no se llega a una solución alternativa, se verá obligada a solicitar una nueva prórroga para el brexit, que esta vez podría ser de hasta un año.

Ese escenario implicaría que el Reino Unido celebraría elecciones al Parlamento Europeo el 23 de mayo, pero requeriría además que Londres explicara a la UE en qué piensa invertir ese tiempo extraordinario.

Otra salida

En la sesión de ayer, 286 diputados se posicionaron a favor del tratado, por lo que la jefa de Gobierno tendría que convencer a 32 parlamentarios en los próximos días para llegar a los 318 que marcan la mayoría en la cámara.

En caso de que el rechazo se mantenga, el Reino Unido fijará su vista en la cumbre extraordinaria que convocó el Consejo Europeo el próximo 10 de abril. EFE.

Share.

Leave A Reply