Publicidad.

Dizque por atraer más turistas…

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Un zoologico de Rafah, Franja de Gaza, en Palestina, ofrece a los visitantes la oportunidad de jugar con una leona a la que se le fueron extirpadas las garras, para que pueda tener contacto con las personas, incluso fuera de su jaula.

Falestine, es el nombre de la leona que, aunque se les fueron arrancadas sus garras, conserva sus colmillos para mantener su instinto, Mohamed Juma, dueño del zoo, dijo, «intento contener la agresividad de la leona y que sea amable con la gente».

Este decisión ha sido criticado por una Organización No Gubernamental (ONG), que defiende los derechos de los animales, ante esto, Fayez al Haddad, veterinario que operó a Falestine, señala que no fue un acto de crueldad, debido a que mantiene sus instintos y nunca lo perderá.

De hecho, son varios los zoologicos de esta zona que han tenido que cerrar por las malas condiciones que se presentaron al momento de cuidar a los animales.

Share.

Comments are closed.