Publicidad.

Crisis en Venezuela: qué hay detrás de la creciente frustración de Estados Unidos con la oposición a Maduro

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

La frustración del gobierno de Estados Unidos con la oposición de Venezuela quedó expuesta del modo menos esperado: con una grabación secreta al secretario de Estado, Mike Pompeo, que filtraron medios locales.

Pompeo sostuvo en un encuentro privado que EE.UU. tiene dificultades para mantener unidos a los rivales del presidente venezolano Nicolás Maduro, que suelen tener intereses opuestos entre sí.

«En el momento en que Maduro se vaya, todos levantarán sus manos y (dirán): ‘Elíjanme, soy el próximo presidente de Venezuela’. Serían más de cuarenta personas las que creen que son el sucesor legítimo de Maduro«, dijo Pompeo según el diario The Washington Post, que obtuvo la grabación.

El creciente descontento de EE.UU. con la oposición venezolana ya era un secreto a voces en Washington. Pero ahora es más evidente que nunca.

Sin embargo, algunos creen que detrás de esta frustración del gobierno de Donald Trump hay equivocaciones en su propia estrategia hacia Venezuela.

Es injusto que Pompeo lance este tipo de críticas a la oposición (venezolana) cuando los mayores errores los cometieron los encargados de formular la política de EE.UU.», dice Roger Noriega, que fue subsecretario de Estado para América Latina durante el gobierno de George W. Bush, a BBC Mundo.

«Diabólicamente difícil»

EE.UU. fue el primero de más de 50 países en reconocer como presidente interino de Venezuela al líder opositor, Juan Guaidó, que se proclamó como tal en enero.

Desde entonces, el gobierno de Trump ha respaldado a Guaidó y su «gobierno de transición», urgiendo a la comunidad internacional a respaldarlo.

Pero los dichos de Pompeo durante una reunión que tuvo la semana pasada con líderes judíos en Nueva York muestran un panorama diferente sobre la política venezolana.

«Nuestro problema, que es mantener a la oposición unida, ha resultado diabólicamente difícil», dijo el secretario de Estado.

Pompeo señaló que los esfuerzos del gobierno de Trump para unir a la oposición venezolana datan de cuando él asumió como director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA por sus siglas en inglés) en enero de 2017.

«Tratábamos de apoyar a varios religiosos, instituciones para que la oposición se uniera», sostuvo.

«Hemos estado trabajando, y nos llevó tanto tiempo llegar a donde estamos hoy, donde tienes un líder —por muy tenue que sea— que podría haber sido arrestado mientras estamos sentados en esta sala, que ha logrado juntar apresuradamente la oposición», dijo Pompeo.

Apuntó que los intereses en conflicto de los enemigos y rivales de Maduro impidieron su derrocamiento en el fallido levantamiento opositor del 30 de abril.

«(Maduro) No confía nada en los venezolanos. No lo culpo. No debería. Todos estaban conspirando contra él. Lamentablemente, todos estaban conspirando para sí mismos», indicó Pompeo.

Aunque dijo confiar en que Maduro se verá obligado a abandonar el poder, aclaró que desconoce cuándo ocurrirá esa partida que calificó como «necesaria pero completamente insuficiente» para lograr un cambio en Venezuela.

Pompeo dijo que confiaba en que Maduro finalmente se vea obligado a retirarse, pero «no podría decirte el momento».

En sectores de la administración Trump empieza a cundir la impaciencia porque sus esfuerzos no están generando de momento el cambio de gobierno deseado por Washington.

FUENTE: www.bbc.com

Share.

Comments are closed.