Publicidad.

Candente pelea entre club y sus vecinos en lujosa zona de Barranquilla

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Casi siete años y medio pasaron desde la última vez que se enfrentaron, en una esquina, los propietarios y habitantes de al menos 20 edificios del exclusivo barrio Villa Country, en el norte de Barranquilla, y en la otra, los directivos de la Corporación Country Club que buscan echar a andar un proyecto de nuevo acceso a ese complejo social por la parte posterior en la calle 77, entre carreras 55 y 57B, zona reconocida históricamente por su vocación residencial.

Y aunque al igual que la vez pasada, el Country Club presentó toda su documentación en regla ante las distintas dependencias de la Alcaldía Distrital, el abogado Fernando Borda Castillo, quien por segunda vez defiende los intereses de los vecinos del exclusivo barrio, consiguió que un juzgado de Barranquilla amparara la tutela con la que frenó las obras de cerramiento y retirada de, al menos, 9 árboles que se iniciaron a finales de agosto pasado.

El jurista apeló, con éxito, al artículo 37 del código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo: deber comunicar las actuaciones administrativas a terceros “Cuando en una actuación administrativa de contenido particular y concreto la autoridad advierta que terceras personas puedan resultar directamente afectadas por la decisión”.

Pero ese logro obtenido no fue suficiente para la comunidad y por ello dio poder a Borda para que continúe con las acciones legales que existan para acabar, de una vez por todas, con las intenciones del club que cuenta con al menos dos mil socios.

Con carteles y arengas, los vecinos también optaron por realizar un plantón, en la mañana del pasado domingo, para dejar claro que ninguna de las explicaciones que les quieren presentar el club, en cuanto al proyecto, les interesan.

“No podemos revelar lo que vamos a hacer, por estrategia, pero estoy seguro de que esta situación la debe resolver es un Juez de la República”, le dijo Borda a EL TIEMPO con cierto tono de prudencia.

Country

Así lucía la obra el día en el que se presentó la tala de los 9 árboles, detrás del Club Country de Barranquilla .Foto:Carlos Capella / EL TIEMPO

Por su parte, el club ha insistido en presentar, en reuniones de poca asistencia, las bondades que, según la corporación social, han sido pensadas no solo para el beneficio de los socios y visitantes, sino en torno a quienes viven en el elegante barrio.

Por ejemplo, y a través de un comunicado de prensa y a la opinión pública, dijo que el acceso busca “mejorar la movilidad, las zonas verdes y la iluminación en el sector, lo que favorecerá la seguridad, sin generar incomodidades entre la comunidad y vecinos”.

Ante lo anterior, moradores en Villa Country como Eric Pfazlgraf, quien lleva 27 años viviendo en la zona, denunció que los intereses del club distan bastante de lo que le dice a la opinión pública.

Para Pfazlgraf, prometer que con las obras mejorará la seguridad en la zona es lo que menos le interesa a la comunidad, dado que ese es un aspecto del que muy poco se padece. Lo que sí cuestiona es la proyección de la afectación de la movilidad, teniendo en cuenta la que ya causa la ampliación de un centro comercial y la construcción de un edificio de más de 40 pisos, solo para parqueaderos. 

 “Se ha perdido tranquilidad, pero no podemos llegar más bajo. Generaría problemas de movilidad en un sector donde siempre hemos vivido en paz”, manifestó Pfazlgraf.

Fuente: El Tiempo

Share.

Comments are closed.