Publicidad.

El relato de una caleña que vivió hace un año el tiroteo en escuela de Parkland, EE. UU.

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

El relato de una caleña que vivió hace un año el tiroteo en escuela de Parkland, EE. UU.

Tiroteo en Parkland

Por: Valeria Martínez Lores / Reportera de El País

Noticia tomada de www.elpais.com.co

El 14 de febrero de 2018, Isabella Benjumea, una caleña de 15 años, se encontraba en su clase de inglés cuando los pasillos de su escuela se llenaron de humo, escuchó gritos y a sus compañeros llorando. Nikolas Cruz, un estudiante de 19 años, entró armado al edificio 1200  de la secundaria y acabó con la vida de 17 personas, la mayoría estudiantes.

Precisamente este jueves, Isabella decidió pasar San Valentín en las playas de Florida con sus amigas. Su escuela Marjory Stoneman Douglas de Parkland dio descanso a sus estudiantes y decidió nombrar este día como el ‘MSD Strong Day’, el mismo nombre con la que el mundo se refirió a la tragedia que sacudió a la Florida, EE. UU. hace justamente un año.

«Estábamos viendo Romeo y Julieta. Yo estaba pintando una tarjeta y un niño de mi salón salió al baño y la puerta quedó entre abierta. Escuchamos un ruido muy, muy fuerte y la profesora gritó: ¡cierren la puerta ya!. En el pasillo solo se veía humo – las puertas de la secundaria tienen ventanas que permiten observar hacia fuera – y la profesora ordenó que nos agacháramos», relató Isabella.

Fue en ese momento cuando entró en Shock. «Escuchamos que encendieron la alarma de incendios», dijo Isabella. Algo extraño,  ya que ese mismo día en la mañana, ya habían hecho un simulacro.

Extrañamente, en su mente solo cabía la idea de que se tratase de la banda escolar, o que a lo mejor, eran los profesores asustándoles para probar cómo reaccionaban frente a emergencias. Por su mente no pasó que un joven, de la misma secundaria, estuviera disparando a sus demás compañeros.

«Empezamos a escuchar tiros que venían del salón de al lado. Estaba acurrucada al lado de la ventana y escuchaba como los niños gritaban y lloraban. Alguien intentó abrir la puerta y no pudo. Mi profesora fue la primera en llamar al 911 y alertó sobre lo que estaba sucediendo. Todos los que tenían su teléfono a la mano empezaron a alertar. Mi mente estaba paralizada, le pedí el celular a una amiga para escribir a mi mamá».

Precisamente el salón de Isabella era el primero del edificio de tres pisos donde veían clase los estudiantes de noveno (primer año de secundaria). Una edificación cerrada, que al parecer fue perfecta para que Nikolas Cruz ejecutara su plan.

Su salón fue el primero en ser evacuado cuando llegaron las autoridades policiales. Algo inexplicable fue que el autor de la masacre ‘milagrosamente’ nunca ingresó allí. «El recargó el arma en las escaleras que estaban en la entrada del edificio, justo en frente de mi salón», dijo.

Nikolas Cruz Tiroteo Florida

En la imagen, el autor confeso del tiroteo en un instituto de Florida, Nikolas Cruz (centro).

Agencia EFE

Así lo confirmó un video grabado por las cámaras de seguridad de la escuela y que fue revelado el pasado diciembre por los medios locales de la Florida. En el fragmento, muestra como el autor de la masacre porta un arma AR-15, tipo rifle y semiautomática, cuando entra otro estudiante que asustado lo mira, a lo que Nikolas responde: «Deberías salir de aquí, las cosas se van a poner feas» – You better get out here, things are gonna get messy -.

«Los policías no nos decían qué hacer. Todo el mundo estaba desorientado. Los estudiantes estaban llorando. Veía helicópteros, patrullas. Había muchos muertos y heridos. Los Policías decían que quien tuviera información se acercara donde ellos. Ellos necesitaban encontrarlo», contó Isabella.

Tiroteo escuela Marjory Stoneman Douglas Parkland Florida Estados Unidos

Isabella nunca lloró. Estaba en estado en Shock. «Ni siquiera cuando estaba escuchando los tiros, pensé que eran tiros, estaba bloqueada. Fue cuando estábamos afuera que llamé a mi mamá y ella me dijo: ‘¿Isabella dónde estás?’, yo no le pude responder. Ahí rompí en llanto», relató.

Lo que más impactó a Isabella de ese día, fue haber perdido a su amiga Alyssa Alhadeff, una de las 17 víctimas. «Ella estaba en el salón diagonal al mío. En el salón de ella solo disparó una vez por la ventana de la puerta y le dio en una pierna, ella siguió viva. Él siguió. No sé porqué razón se devolvió a disparar otra vez y le dio en el estómago. Ella murió en el salón», contó Isabella.

«Yo me enteré de su muerte cuando salí, pero yo no les creí. Fue ya cuando vi en las noticias que confirmaron su nombre como una de las víctimas», completó.

A propósito de la tragedia, el Gobernador de Nueva Jersey, el estado donde nació Alissa, firmó este miércoles una ley con su nombre que obliga a los colegios a tener alarmas silenciosas que avisen a las autoridades en casos de emergencias.

A Nicolás Cruz lo capturó la Policía en un McDonalds de Coral Springs a cuatro bloques de la secundaria Douglas Stoneman en Parkland, el mismo día de la masacre. El autor, de 19 años, se encuentra preso y en espera de su juicio en Florida.

Un año después

#MSDStrong fue el hashtag con el que millones de personas alrededor del mundo mostraron su apoyo a las víctimas de la masacre. Este 14 de febrero la escuela declaró el  ‘MSD Strong day’, que da a los estudiantes la posibilidad de asistir a una serie de actividades comunitarias en la institución, o simplemente descansar.

Isabella se fue para la playa con sus amigas, las mismas con las que corría hace un año para salvar sus vidas. Porque todas decidieron continuar en la escuela, la que aseguran ahora es una de los más seguras.

Los estudiantes regresaron a clases dos semanas después de la tragedia. Y es en cada simulacro cuando se abstiene de soltar sus lágrimas,  aunque ella afirma que sintió miedo y ha sido difícil, ahora se siente más fuerte.

Nunca quiso ir a otro colegio por miedo a ser tratada diferente. Por eso se quedó, para ser comprendida por las personas que sintieron lo mismo que ella.

«Siento que creamos una conexión muy especial las personas que  vivimos esto. Si ya pasó una vez, no creo que sea tan fácil que después de tantas medidas alguien se atreva a hacer lo mismo», aseguró la caleña de 15 años.

Al principio se adoptaron medidas como el uso de maletines de transparentes, algo a lo que muchos se mostraron inconformes.

Los estudiantes deben portar en el cuello el carné que los certifica como tal y mostrarlo en todas las entradas. Ahora tienen lugares para esconderse en las aulas en caso de una emergencia y se han instalado más cámaras de seguridad.

Así lo confirmó el gobernador de la Florida , Ron De Santis, quien ordenó que las banderas ondeen a media asta durante la jornada de este jueves y elogió la fortaleza de la gente de Parkland, anunciando un nuevo plan contra los tiroteos.

Por otra parte, aún se está a la espera de un proyecto de ley que se discute en el Congreso de Florida que propone armar a los maestros. Cientos de activistas, padres y estudiantes se han mostrado inconformes  con este proyecto y exigen es un mayor control de armas.

Esta semana además comenzaron una campaña encaminada a prohibir mediante una enmienda constitucional la venta de fusiles de asalto como el semiautomático AR-15 que utilizó Nikolas Cruz, autor confeso del tiroteo y exalumno de MSD.

Share.

Leave A Reply